2 de junio de 2014

ALDO PELLEGRINI : Poeta y traductor argentino.




"La poesía y los imbéciles":
por Aldo Pellegrini: poeta y traductor argentino-20 de Diciembre 1903 - 30 de Marzo 1973.

"La poesía tiene una puerta herméticamente cerrada para los imbéciles, abierta de par en par para los inocentes. No es una puerta cerrada con llave o con cerrojo, pero su estructura es tal que, por más esfuerzos que hagan los imbéciles, no pueden abrirla, mientras cede a la sola presencia de los inocentes. Nada hay más opuesto a la imbecilidad que la inocencia. La característica del imbécil es su aspiración sistemática de cierto orden de poder. El inocente, en cambio, se niega a ejercer el poder porque los tiene todos.
Por supuesto, es el pueblo el poseedor potencial de la suprema actitud poética: la inocencia. Y en el pueblo, aquellos que sienten la coerción del poder como un dolor. El inocente, conscientemente o no, se mueve en un mundo de valores (el amor, en primer término), el imbécil se mueve en un mundo en el cual el único valor está dado por el ejercicio del poder.
Los imbéciles buscan el poder en cualquier forma de autoridad: el dinero en primer término, y toda la estructura del estado, desde el poder de los gobernantes hasta el microscópico, pero corrosivo y siniestro poder de los burócratas, desde el poder de la iglesia hasta el poder del periodismo, desde el poder de los banqueros hasta el poder que dan las leyes. Toda esa suma de poder está organizada contra la poesía.
Como la poesía significa libertad, significa afirmación del hombre auténtico, del hombre que intenta realizarse, indudablemente tiene cierto prestigio ante los imbéciles. Es ese mundo falsificado y artificial que ellos construyen, los imbéciles necesitan artículos de lujo: cortinados, "bibelots", joyería, y algo así como la poesía. En esa poesía que ellos usan, la palabra y la imagen se convierten en elementos decorativos, y de ese modo se destruye su poder de incandescencia. Así se crea la llamada "poesía oficial", poesía de lentejuelas, poesía que suena a hueco.
La poesía no es más que esa violenta necesidad de afirmar su ser que impulsa al hombre. Se opone a la voluntad de no ser que guía a las multitudes domesticadas, y se opone a la voluntad de ser en los otros que se manifiesta en quienes ejercen el poder.
Los imbéciles viven en un mundo artificial y falso: basados en el poder que se puede ejercer sobre otros, niegan la rotunda realidad de lo humano, a la que sustituyen por esquemas huecos. El mundo del poder es un mundo vacío de sentido, fuera de la realidad. El poeta busca en la palabra no un modo de expresarse sino un modo de participar en la realidad misma. Recurre a la palabra, pero busca en ella su valor originario, la magia del momento de la creación del verbo, momento en que no era un signo, sino parte de la realidad misma. El poeta mediante el verbo no expresa la realidad sino participa de ella misma.
La puerta de la poesía no tiene llave ni cerrojo: se defiende por su calidad de incandescencia. Sólo los inocentes, que tiene el hábito del fuego purificador, que tienen dedos ardientes, pueden abrir esa puerta y por ella penetran en la realidad.
La poesía pretende cumplir la tarea de que este mundo no sea sólo habitable para los imbéciles".



de: "Revista Poesía". Nº 9, Agosto de 1961.Buenos Aires.

8 comentarios:

Roberto Esmoris Lara dijo...

Tuve la alegría de conocer a Aldo Fue un maestro de mi generación Además de su talento llevó a cabo un aporte valiosísismo con su obra"Antología de la poesía surrealista" (Editorial Argonauta)
Muy auaspiciosa a difusión Gracias, amiga

Josefina Basualdo dijo...

Gracias por compartir esta joya literaria. Sólo espero que Ud. me crea que trato de formar parte del grupo de los inocentes.

Elsa dijo...

No es en vano, leer nuevamente a Aldo siempre desafiante y lúcido
Las traducciones que lo citan en mis blogs son de la primera publicación de A. P.en lengua española del surrealismo francés.
Gracias por el comentario

Elsa dijo...

Bienvenida al blog y lo agradezco.
No podemos hacernos cargo de las palabras de Otros, en todo caso la lectura de la obra del Maestro es un aprendizaje para todos en los que me incluyo

ReltiH dijo...

UN PLANTEAMIENTO MUY COHERENTE, REAL Y CREO QUE SERA SIEMPRE ACTUAL. GRACIAS POR COMPARTIR.
UN ABRAZO

Elsa dijo...

Gracias a ti por venir con tu mirada.

un abrazo

CECILIA GUILLEN PEREZ dijo...

Sin duda es el mejor alegato que se puede hacer a la poesía y a la inocencia.
Las palabras de Pellegrini encierran una pura y fascinante verdad. El poeta no PUEDE escribir por prescripción sino por íntima pasión, no controlada ni controlable. El poeta no puede PODER, porque dejaría de serlo, porque la llave de la poesía no es más que la detección del intrusismo, de la falsedad, de las lentejuelas.
GRACIAS ELSA, sinceramente. Es magnífico.
Mostrar menos

Elsa dijo...

Recibo este tu ensayo sobre el del
Maestro.
Te agradezco y creo que es un aporte para el blog y para los lectores en general.
Sabrás entonces porque atesoro los blogs , y por G+ difundo.
Un afectuoso saludo